Luz pulsada intensa (IPL) Nordlys by Candela

La luz pulsada o IPL (del inglés “Intense Pulsed light”) emite una banda ancha de luz que permite tratar a la vez manchas, venitas o textura cutánea rugosa, dilatación poros y así mejorar globalmente la calidad de la piel al estimular la formación de colágeno y aportando mucha luminosidad a la piel. Proporciona un rejuvenecimiento global uniforme del rostro, cuello, escote y manos. Sirve para cualquier persona que desee mejorar la calidad de su piel, pero especialmente en pacientes con fotoenvejecimiento, acné o cuperosis-rosácea.

SOLICITA INFORMACIÓN

¿A partir de qué edad?

Se puede usar a cualquier edad. De hecho, se utiliza para tratar lesiones vasculares, como angiomas en bebés y niños. También, en adolescentes para acné facial. Para rejuvenecimiento facial, se recomienda en los pacientes que se vean léntigos (manchas solares), telangiectasias faciales (venitas), poro dilatado o textura de la piel de peor calidad (menos luminosidad).

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Depende mucho del fotoenvejecimiento del paciente. Normalmente se recomienda entre 1-4 sesiones. En general se recomienda realizar alguna sesión de recordatorio una vez al año para mantener el efecto deseado, especialmente en pacientes con rosácea o cuperosis, ya que se trata de una patología crónica que progresivamente vuelve a aparecer.

¿Tiene alguna contraindicación?

Debe usarse con precaución en pacientes que estén tomando medicación fotosensible, en fototipos altos (piel muy oscura) y pacientes con pigmentación de tipo melasma, ya que puede empeorarlo.

¿Desaparecen las manchas para siempre?

Las lesiones tipo léntigo suelen mejorar de forma casi definitiva en la mayoría de los casos, pero como nuestra piel tiene memoria, lo más probable es que continúen apareciendo léntigos solares en esa zona y en otras.